Mefisto Felles en exclusiva

 Eugène Delacroix French, 1798 - 1863. Mephistopheles Drawing by Litz Collection

Eugène Delacroix French, 1798 - 1863. Mephistopheles Drawing by Litz Collection

Por: Daniela Martínez Herrera

 

“Si resultas absuelta, más temprano que tarde serás condenada”

A pesar de su apretada agenda y constantes reuniones con los altos líderes del mundo, me he conseguido con el Sr. Mefistos Felles, ser influyente de este y todos los tiempos a escala mundial, quien me concede la entrevista exclusiva y que por fortuna podré compartir con ustedes.

Sr. Mefisto, gracias por concedernos esta entrevista, muchos quieren conocerlo y están influenciados por su legado, otros temen nombrarlo, pues creen que algo malo les ocurrirá. Dicho esto, ¿por qué cree que siempre ha sido tan controversial?

Daniela, no tienes nada que agradecer, además, yo no diría que "muchos estén influenciados" por mí o mi legado. Todos y cada uno nacen con algo de mí. Está en sus genes. Unos desconocen tenerlo, así como los efectos que producen, porque siempre ha sido un tabú en las sociedades humanas reconocer el mal en cada individuo, el reconocerme a mí como parte del mundo, solo porque algunas instituciones se han encargado de desprestigiarme cuando mi trabajo se trata de ayudar a la gente. De esto te doy un ejemplo: cómo haría un niño que ha sido abandonado en la calle, quien desde temprana edad conoce el hambre hasta el punto más insoportable y para subsistir por instinto roba en mercados, mientras va conociendo el desprecio y miradas altivas de personas hipócritas que se creen inmaculadas por tocar y besar pies de yeso, pero nunca le han dado una ropa, un plato de comida caliente o fría y mucho menos un vaso de agua para calmar su sed. Obviamente esta criatura recurre a este instrumento que la misma naturaleza le ha regalado, el que le permite vengarse, el que le otorga independencia y que nadie más que yo le puede ofrecer; capacidad para odiar, para ser mezquino con su raza y para codiciar para luego obtener lo que por derecho le corresponde.

Interesante planteamiento pero desconcertante a la vez...

No entiendo por qué te resulta desconcertante, esa es una reacción típica del que ignora mi fuerza, mi poder y de la parte que me he encargado de sembrar en cada criaturita (risas)

Sí, quizás se trate de eso... por otro lado, a lo largo de su existencia ha sido testigo de guerras, miserias y de los casos de ciclos que se repitieron y repiten en la historia de la humanidad. ¿Ha trabajado usted en ello, ha manejado su poder para lograr todos y cada uno de los resultados de cada evento?

Por supuesto, siempre he tenido protagonismo, todos me han prestado sus servicios sin saber (risas). La miseria humana ha sido mi más excelsa obra, y siempre ha existido y existirá gracias a una sola cosa: "el poder". Una persona, por muy humilde que sea, que se jacte de provenir de la pobreza, siempre buscará con ansias ser poderosa e influyente; es por ello que en los países de América Latina he cobrado tanta fuerza. Si echas un vistazo a los países de este continente, verás que parte significativa cuenta con una especie de "mesías" que nace pobre, que ha sufrido la explotación por parte de blancos y ricos. Así que ha sido llamado a luchar por la reivindicación de los derechos de los más necesitados, de los olvidados, los despreciados, los ultrajados, los maltratados. Y resulta que, de la misma manera en que las masas oprimidas se ponen a su servicio para alcanzar la emancipación, este "luchador", movido por esa pequeña semillita que he sembrado en él, termina sirviéndome a través de actos desvergonzados, llamando a la violencia con el argumento de defender una causa, cuando lo que intenta es defender su lugar, sus mezquinos intereses, contribuyendo a la pobreza no solo material sino mental. Fíjate qué importante es esto: una vez el pseudolíder logra esto (el verdadero líder soy yo, dice entre risas), se encuentra en la capacidad de capturar, manipular, dominar y, por ende, poner a su servicio a la masa. Es por ello que nunca se cerrarán los ciclos de los cuales me hablas. Es simple, así funciona.

¿Qué papel jugará en el juicio final?

¿De qué hablas? El juicio final es un mito. Es otra estrategia para restarme protagonismo en la humanidad. Es una farsa. A diario para cada ser se libera un juicio. Tú, Daniela, estás siendo constantemente enjuiciada, señalada y condenada y no precisamente por fuerzas superiores o divinas, sino por tu entorno. Si resultas absuelta, más temprano que tarde serás condenada. No eres dueña de ti ni de tu destino como quieren hacer ver los mercachifles escritores de literatura de autoayuda. La gente tonta y con dotes de borrego recurre a manuales para salir airosa de situaciones de las que son inevitablemente esclava. No hay salvación posible. Niños inocentes mueren de enfermedades, personas inescrupulosas poseen dinero que despilfarran comprando a otros, comprando conciencias. Estos millonarios a su vez trabajan en pro del empobrecimiento de cada ser que vive en miseria. En cuanto a los cataclismos o desastres naturales, son constantes en la tierra, casi todos los días ocurre algo: terremotos, erupciones volcánicas, tormentas tropicales, tsunamis. ¿Y quiénes mueren? Los inocentes.

Pero es muy determinista en sus aseveraciones. Para cada situación hay una excepción, ¿no le parece?

No me detengo ante las excepciones. Siguen siendo pocas, por lo tanto, son nulas. Como te dije, puedes tener la posibilidad de salvarte en ciertas ocasiones, pero no será siempre así.

Lo más emocionante de todo este juego (porque eso es para mí) es que el supuesto “bien” debe arrastrarse al mal para encontrar salidas. Esas salidas están plenas de placeres muy atractivos como el alcohol o las drogas. Hacen las miserias llevaderas. Con las drogas puedes alcanzar un nivel ilimitado de poder de fantasía claro. Te hacen creer poderoso e indestructible, pero los puritanos se encargan de desmentirlo: que sí es malo, perjudicial y bla bla. El narcotráfico de estas sustancias beneficia a todos, pues hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres (risas). Gracias a este discurso, el negocio del narcotráfico se ha hecho más sólido y, con los gobernantes de hoy día, te podrás imaginar cómo se fortalecerá el ramo. Porque, a su vez, se sustenta de la prostitución y los negocios de armamentos. Toda una red que trabaja a mi favor y de los mandatarios a los que he asesorado. Donde haya placer desmedido, codicia y mezquindad, estoy yo como un Dios. Cuando despiertes a la realidad te será extraño encontrar la armonía, la paz y la tolerancia. De ello solo hay vestigios muy pequeños que se extinguen por esas palabras que salen de la boca del hombre, pero en sus acciones inexorablemente estoy yo.

Habla de asesorar a grandes personalidades y de estar presente en todos lados, como un Dios. ¿Cómo se ve a sí mismo? ¿Como una presencia antropomórfica, a través de brasas de fuego o por medio de algún otro elemento?

Es curioso, porque conozco personas que cuando ven a un hombre malo y despreciable dicen que se trata de mí, lo cual representa una burla. No soy hombre ni mujer (aunque me identifico con esta última, por naturaleza o es bruja o es puta, en el mejor de los casos ambas), ni mucho menos estoy en los elementos. Estos últimos son muy inertes para ejercer mis fuerzas. Me interesa estar en cada ser humano. Realmente estoy en ti, en el que leerá esta entrevista, en hombres, mujeres y niños, incluso en los que se hacen llamar representantes de instituciones sagradas. En el caos, la ignominia y la confusión, tengo la capacidad de actuar simultáneamente venciendo los limites del tiempo y el espacio. Siempre estoy trabajando. Desconozco lo que ustedes llaman licencia o vacaciones. Cada vez me multiplico más y el hombre crea mecanismos para masificar mi presencia. Las redes sociales han sido de gran ayuda; como el humano es hipócrita por naturaleza, plasma a través de estos escudos sus más oscuras emociones e intenciones hacia otros. De verdad que ha sido maravilloso. Se han divorciado parejas en tiempo récord, los niños y adolescentes no tienen por qué esperar la inoportuna orientación de sus padres para conocer acerca del sexo, las drogas y otros vicios, que más puedo pedir, estos fenómenos han sido fascinantes.

Bueno, no me he sorprendido del todo ante sus “revelaciones”. Esperemos que el bien algún día libere esa gran batalla contra usted y su presencia, así tendrá algo más “fascinante” en qué ocuparse y qué contar. Está muy confiado en sus “fuerzas”, sin embargo, estoy segura de que existe el equilibrio natural que usted ha saboteado en los últimos tiempos, Sr. Felles. El poder que Ud. posee será inagotable pero no el único. No ha devastado del todo la fe que aún está inserta en cada ser humano y por algo se mantiene “trabajando” con tanto ahínco.

Querida Daniela, me produce hasta ternura y lástima lo que dices. Pero tu fe se apaga cada vez que sales a la calle y sientes el fuerte deseo de acabar con los motorizados que violan tu derecho al tránsito por las aceras o te arrebatan tus pertenencias en tus narices.  De lo que sí estoy seguro es que mañana en la mañana nos encontraremos una vez más y será un placer compartir contigo...