Cuento: La rebelión de las cajas

El calor, ilustra al infierno en esta caja. Aún siento esa sensación nostálgica en el pecho, esa que sucede cuando escuchas un no. Aquí, son seis sus límites, puedo tocarlos y sentir su impermeabilidad. El aire escaso y punzante me tiene exhausto, como si succionaran al vacío mis pulmones, y cuando respiro, temo por el momento en que llegue hasta la última molécula de oxígeno, cuando el vacío invada el carbono de las sombras y se hagan las llamas del infierno.

Ausente del exterior, puedo intuir el afuera. Sube la temperatura. Un la desafinado atormenta mis oídos que mezclado con el timbal sincopado del corazón, me traslada a ámbitos mortuorios. Las sombras son rojas. La lengua, un erial donde los labios son cajones de arenales y grietas. Y esta caja, vientre estéril de un ser no abortado y en descomposición perenne, se me hace una fuente de insatisfacción, acaso, de tísica alegría.

Afuera pasa lo que pasa afuera, yo solo estoy adentro, sin aire y sin luz, levitando como un núcleo, en un letargo tan profundo que no se si estoy desmayado o muerto, no reconozco realidad, estoy solo. Pero por primera vez, después de existir en función de la caja, siento que es muy pequeña, que se encoje. Pensé que era feliz dentro de la caja, pensé que de eso se trataba; ahora pienso que no ¿pienso? ¡Pienso! Ahora siento displacer, ¡Siento! Sube la temperatura, falta el aire, acelera el tambor, glissa el la, sus seis lados se estrechan y siento la opresión. Y quiero salir ¡Quiero!

Por primera vez, abro la puerta de la caja, –y salgo del carro, y salgo de la oficina, y salgo del centro comercial, y salgo de la iglesia, y salgo de la casa, – y salgo de la caja y observo a mi alrededor, – una autopista cubierta de cajas, edificios hechos de caja, centro comerciales de cajas, iglesias hechas de cajas, cerros llenos de cajas – un mundo hecho de cajas, y todos viviendo en cajas, y otro más saliendo de una caja. Estando afuera, siento que estoy dentro todavía, entonces abro la portezuela de la caja y salgo de la caja, y observo a mí alrededor un planeta hecho de caja, una galaxia hecha de caja, un universo hecho de caja. Y estando afuera,  siento que estoy dentro todavía, entonces abro la puertezuela de la caja…

LACSzz