Literatura

Rodrigo Blanco Calderón entre los 10 finalistas al III Premio Mario Vargas Llosa

rodrigo-blanco.jpg

El escritor venezolano Rodrigo Blanco Calderón está entre los 10 finalistas que aspiran al III Premio Bienal Mario Vargas Llosa, creado por la Cátedra Vargas Llosa y que se entrega en Lima, Perú.

The Night narra la historia de decenas de personajes alrededor de la vida del poeta Darío Lancini. Durante el transcurso del relato, el autor salta del presente al pasado y contrasta dos países, uno sumido en el deterioro, cuyo foco son la violencia y la crisis eléctrica, y otro, el del siglo XX, en el que los personajes liberan batallas ideológicas.

Blanco Calderón compite con los españoles Antonio Soler (por su novela Sur) y Manuel Rivas (Ordesa), la colombiana Laura Restrepo (Los divinos), la nicaragüense Gioconda Belli (Las fiebres de la memoria), el peruano Gustavo Faverón (Vivir abajo), la ecuatoriana Mónica Ojeda (Mandíbula) y los mexicanos Álvaro Enrigue (Ahora me rindo y eso es todo), Alberto Ruy Sánchez (Los sueños de la serpiente) y Mónica Lavín (Cuando te hablen de amor ).

Al galardón, dotado con 100.000 dólares, se han presentado 426 obras provenientes de 20 países.

La novela del escritor venezolano obtuvo el año pasado el Premio de la Crítica y en 2016 el Rive Gauche de París. Además, fue ganador de la 61º edición del Concurso de Cuentos de El Nacional con su relato "Los golpes de la vida".

Antología de Juan Sánchez Peláez inaugura una colección dedicada a la poesía venezolana

Foto: Archivo Fotografía Urbana

Foto: Archivo Fotografía Urbana

La Fundación para la Cultura Urbana (Venezuela) fue creada con el objetivo de brindar una sólida plataforma de difusión para el trabajo de creación, investigación y reflexión vinculado a la cultura urbana. En este contexto estableció un acuerdo con la editorial española Visor para coeditar a partir de 2019 dos libros al año de poetas venezolanos contemporáneos.

 

El primer libro de este importante proyecto editorial ya está a disposición de los lectores en la colección Visor de poesía y se trata de una cuidada antología poética de Juan Sánchez Peláez, coordinada por la investigadora y ensayista Marina Gasparini Lagrange y con prólogo de Alberto Márquez. La edición tiene un tiraje de 1.500 ejemplares.

 

La Fundación para la Cultura Urbana y la editorial Visor establecieron este acuerdo con el propósito de propiciar la difusión de la obra de poetas venezolanos que en sus libros hayan expresado con rigor y excelencia la claridad de su voz poética. Tal como señala Gasparini Lagrange: “Deseamos acompañar el desconcierto de la realidad del país en este siglo XXI con la experiencia y la palabra que la poesía ofrece a sus lectores. Estamos hablando de un país que como dijo Rafael Cadenas en una oportunidad, está hoy en todas partes formando parte de la diáspora”.

 

El proyecto se inicia con un merecido homenaje a uno de los maestros de la poesía venezolana: Juan Sánchez Peláez. El lenguaje de Sánchez Peláez va de la exuberancia de sus primeros libros al despojamiento verbal de sus últimos títulos. Su palabra, concisa y a la sombra de la soledad, nos  habla con la intimidad de sus visiones y su sabiduría, en el tono del susurro que no cesa en su reverberación.


Juan Sánchez Peláez, como acertadamente dijo Adriano González León, abrió las puertas a un lenguaje resonante, iluminado, con una fuerza y una libertad en sus asociaciones que ha permitido que su obra sea leída como la luz de las antorchas que en medio de las tinieblas conduce al viajero extraviado hacia el jardín de las delicias.

  

Con la edición de estos títulos ambas editoriales desean propiciar el encuentro de lectores de habla castellana con una de las poesías menos conocidas en Iberoamérica. Así, es con la conciencia del poder revelador y transformador de la palabra poética que este proyecto editorial presentará en España los trabajos de algunos poetas venezolanos y como bien señala su coordinadora editorial de esta serie, Marina Gasparini Lagrange, “esperamos que ellos encuentren una comunidad de lectores y escritores curiosos de una obra que hoy por hoy, en todos los escenarios donde se descubre, es motivo de interés”.

Slavko Zupcic gana el XVIII Premio Anual Transgenérico

Slavko.jpg

El escritor Slavko Zupcic (Valencia, 1970) resultó ganador del XVIII Premio Anual Transgenérico organizado por la Fundación para la Cultura Urbana por su obra Curso (rápido y sentimental) de italiano


El veredicto, anunciado por un jurado compuesto por Inés Quintero, Carlos Sandoval y Alberto Hernández, determinó que de las 180 propuestas que se presentaron para el concurso la obra de Zupcic "permite conocer la vida de un personaje entrañable que se mueve por territorios donde la memoria hace del mundo sustancia de todas las cosas, y al decantado del tiempo deriva natural de la sabiduría cuando se le entiende como sentido cardinal de la existencia". 


En Curso (rápido y sentimental) de italiano, se "materializan varias historias de amor, por lo común frustradas, con base en una estructura en la que se despliegan tres instancias: los avatares del protagonista enfrentado a la muerte de algunos de sus afectos físicos y espirituales, las anotaciones de un mínimo diario que da cuenta de su realidad mental, y el entramado de numerosos y sintéticos argumentos de pasiones amorosas nacidas en el vaivén de fortuitos encuentros interculturales", afirma la sentencia. 

La obra narra la historia de Youseff Benalfi, un filólogo que vive en España pero se muda a Salerno, Italia, para recuperarse de la pérdida de su hermano, Ahmed. Y lo logra gracias a un programa de extensión académica de la universidad. Además, se descubre a sí mismo y se enamora.

Como mención especial, el jurado reconoció a Francisco Camps Sinza por Tradiciones, donde el amor, la infancia y las relaciones humanas convergen en una historia donde "se plasman de manera solvente y efectiva, en un estilo potente y a ratos matizado por un preciso tono lírico". 


Zupcic, actualmente residenciado en Barcelona, España, es médico psiquiatra y ha escrito varios libros como Cementerio de médicos (2018), Máquinas que cantan (2005) o el poemario para niños Escúcheme Señor Sol (1989), y ha sido ganador de la Bienal de Literatura Infantil Luis Bouquet (1987), y la Bienal José Rafael Pocaterra (1988).


Como premio, se publicarán 1.000 ejemplares de su libro, así como una remuneración en metálico aún no precisada. 

Patricio Pron gana el Premio Alfaguara

Premio Alfaguara.jpeg

El escritor argentino Patricio Pron fue galardonado con el Premio Alfaguara de Novela 2019, dotado con 175.000 dólares, por su novela Mañana tendremos otros nombres, una historia sobre la 'generación Tinder' —aplicación de citas— que ha concitado la unanimidad del jurado.

Como una "fascinante autopsia de una ruptura amorosa" ha descrito el jurado esta obra de Pron, un texto "sutil y sabio, de gran calado psicológico, que refleja la época contemporánea de manera excepcional y toma el pulso a las nuevas formas de entender los afectos".

"Más que acerca de una ruptura, la novela es sobre los vínculos sentimentales en este momento histórico, ya que la noción del amor ha cambiado mucho en los últimos tiempos", indicó el escritor argentino en declaraciones a Efe.

Su novela está ambientada en el Madrid de la actualidad, donde una pareja, Ella y Él, se separan tras cuatro años de convivencia. Ella, arquitecta, tiene miedo a hacer proyectos de futuro, aunque ha esgrimido una razón falsa: un amante. Él, escritor de ensayos, se queda totalmente desconcertado ante una nueva realidad indescifrable.

Pron explicó en el acto en el que se anunció el fallo que la idea para esta novela surgió en el metro, mientras observaba a otros viajeros "escogiendo gente en Tinder".

Una aplicación que conocía por experiencias de amigos de su edad que después de relaciones largas regresaban "al mercado de la soltería" y se encontraban con que las formas de contacto habían cambiado radicalmente.

"De un tiempo a esta parte da la impresión de que en torno al amor confluyen otras cosas, como dispositivos tecnológicos, dinámicas económicas, instituciones sociales que están cambiando el concepto del amor, de modo que resulta cada vez más difícil imaginar un final feliz para una relación", indicó.

Jorge Edwards trabaja en una novela protagonizada por un joven Neruda

Edwards.jpg

El escritor y diplomático chileno Jorge Edwards cumple este año 88 pero sigue escribiendo —anunció que publicará una novela protagonizada por un joven Pablo Neruda—, dando conferencias y preocupado por la política: "Los políticos deben leer poesía, y que se dejen de tanta filosofía y tanto número", dijo en entrevista a EFE.

 

"La política es muy tramposa y muy peligrosa", advirtió al confesar que en Chile se ha hecho miembro de un partido "liberal y de centro, muy preocupado por la educación y la cultura" y en el que "hay tres o cuatro personas inteligentes".

 

Sobre Cuba —donde ejerció como diplomático de Salvador Allende y de donde fue expulsado por Fidel Castro— y sobre Venezuela dijo que "son regímenes que se convierten en dinastías.

 

Edwards fue testigo —lo cuenta en Persona non grata— de cuando Fidel Castro decidió suprimir la Navidad, pese a lo cual le envió a él un pavo como regalo: "¡Cómo iba yo a comerme un pavo si vivía en una habitación de hotel más pequeña que esta!".

 

El escritor asegura que siempre pensó que la dictadura cubana duraría tanto porque Castro "tenía el control de toda la vida cubana, cada portera era miembro de la policía secreta".

 

Y ofrece una explicación de por qué las dictaduras de izquierda son más duraderas que las de derecha: "Porque cuando la economía empieza a funcionar, el dinero y los empresarios ya no necesitan dictadura; es lo que ha pasado en Chile, donde todo es centroderecha".

 

"Siempre he sido partidario de la libertad, pero hay que tener cuidado porque, de repente, te arrepientes", resalta.

 

A su edad ha tenido "la audacia" de escribir una novela sobre el joven Neruda, cuando el poeta fue diplomático en el lejano oriente y tuvo un amor con una birmana que "era una mujer de celos enfermizos".

 

Neruda le contó que en un duermevela vio cómo esta mujer, que llevada por los celos lo amenazaba de muerte, se aproximaba hasta su lecho empuñando un enorme cuchillo de cocina, lo que lo llevó a pedir el traslado de Rangún a Ceilán. Aquel viaje fue una huida, según Edwards, quien avanzó que la novela se titulará Oh, maligna y será publicada por Acantilado.